Buscar
  • María del Carmen Monteros

El Machismo como solución Femenina



El machismo ha generado importantes debates y cuestionamientos, no sólo desde enfoques sociales y políticos.


Constantemente surgen interrogantes en nuestra mente y nos cuestionamos si realmente en nuestra vida, en la familia, en las relaciones interpersonales, íntimas y subjetivas, desarrollamos conductas tendientes a lograr una equidad de género.


Día a día nos preguntamos: ¿Soy feminista o machista? ¿Soy tolerante y respetuoso? ¿Soy empático o apático? ¿Me duele la muerte de una persona que vive en desventaja?


Lo más grave es la pregunta constante sobre la tolerancia y la empatía con el machismo, en muchas situaciones de la vida cotidiana. Incluso, como mujeres, buscamos tachar a la corriente feminista, estableciendo que es una tendencia radical, y que son grupos de mujeres que buscan tachar al hombre, viéndolo como un ser humano que no está “a la par” con el género femenino. Nada más alejado de la realidad.


El feminismo viene del vocablo francés que significa: “mujerismo”. Término que aparece en el siglo XIX para designar a quienes defendían los derechos de las mujeres. Este vocablo tiene diversas acepciones en la actualidad; sin embargo, alude a la necesidad de cambiar las condiciones de subordinación de las mujeres, como requisito para poder desarrollar sus potencialidades [1].


Es preciso recalcar que el feminismo busca cambiar las condiciones de dominio y colonización, instaurado por el sistema patriarcal. ¿Qué hay de malo en ello? ¿Esta búsqueda de cambio es algo radical? ¿Por qué las mujeres no podemos salir de la subordinación de las conductas patriarcales? Y finalmente la más importante de todas las interrogantes: ¿Por qué las mujeres replicamos conductas machistas?


Aunque el machismo es un tema de debate constante, no deja de impresionarme la réplica de conductas machistas provenientes en mayor medida de las mismas mujeres.

En casa las madres tienden a inculcar y alimentar el modelo patriarcal, pues somos las hijas mujeres, quienes “tenemos la obligación” de saber cocinar, organizar todo en casa, lavar, planchar. Si nos desentendemos de ello, luego no seremos mujeres de bien y ni siquiera útiles en esta sociedad.


Más allá de ello, en el trabajo, las mujeres desempeñamos roles diferentes a los de los hombres. Pues, no es extraño que en las oficinas sean las mujeres quienes se encarguen de la limpieza, organización y muchas veces las encargadas de preparar un aperitivo, porque los hombres “no pueden ocuparse de ello, este trabajo es solo para mujeres”.


Romper el sistema patriarcal no es buscar un culpable y una víctima. El machismo no radica en la culpabilidad de alguien o en la victimización del género femenino. El machismo es un sistema erigido y fomentado por todos los ciudadanos. Pues, aunque hayamos tomado conciencia de las actitudes que lo promueven, todos, en algún momento de nuestra vida, replicamos algún tipo de conducta machista.


El reto va más allá de criticar o de encontrar un “culpable”, el reto es dejar de menoscabar los derechos de nosotras mismo como mujeres, evitar la crítica innecesaria, dejar de esperar determinadas conductas de las mujeres, el reto está en educarnos y educar; en apoyarnos, en dejar el machismo como una respuesta y solución para los obstáculos sociales y de la vida. La solución no es cruzarse de brazos y dejar que el machismo ocurra como el tiempo, sin pausa, sin solución.


Miles de mujeres en nuestro país sufren las consecuencias del machismo, como tendencia adoptada por parte de sus madres, hermanas, amigas, en fin, de las mujeres en sociedad.


Sufren, porque tienen un rol que les fue determinado al nacer; sufren, porque les impusieron una carrera, tener hijos, una casa que atender; sufren, porque no era lo que ellas querían.


La sociedad femenina es cruel, impone y no pregunta; critica y no observa más allá; hay muerte, hambre y pobreza. La empatía por una persona del mismo género se agota.



[1] Glosario Feminista, Quito-Ecuador (2011).

  • White Facebook Icon
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Twitter Icono blanco

© 2020 por El Austro