Buscar
  • Carlos Alberto Varela

PREGUNTA 3: !SÍ! (PERO CON "BENEFICIO DE INVENTARIO")



Entre la espada y la pared. Esa es la frase adecuada para describir la situación en la que nos encontraremos los ecuatorianos frente a la "pregunta 3" de la Consulta Popular convocada por el presidente Moreno.


Es claro que la situación institucional del país es insostenible. La cooptación política de las autoridades de control y las cortes no solo impide que se fiscalice adecuadamente el manejo de los recursos públicos -de ahí la inaudita explosión de casos de corrupción a la que nos enfrentamos- sino, y sobre todo, elimina las condiciones indispensables para el desarrollo -y hasta para la convivencia pacífica.


Un país sin Estado de Derecho es un país en el que nadie cree y en el que nadie invierte. No se trata de un tema ideológico, es más bien un tema practico: ¿O acaso usted invertiría sus recursos en un país en el que las "reglas de juego" se aplican a discreción? Pensémoslo por un momento: ¿Qué significa en el Ecuador una sentencia?, ¿Quién puede confiar en la Contraloría o el CNE?, ¿Qué garantías tenemos los ciudadanos frente al ejercicio del poder?


Cuando las instituciones llamadas a transmitir certezas dejan de funcionar, la tan necesaria deliberación democrática se ve rebajada a poco menos que un delirio postmodernista en el que todo es relativo -incluso los más elementales principios de convivencia. ¿Qué significa ser culpable o inocente en un país sin cortes independientes?, ¿Cómo se aplica el principio de presunción de inocencia?, ¿Qué legitimidad tienen las autoridades públicas?. En fin, en esas condiciones la democracia y el desarrollo sencillamente no son posibles.


Es por eso que voy a votar SÍ en la pregunta 3: Porque es una ventana de oportunidad para el retorno a la democracia, y porque es la única forma de liberar a las instituciones del secuestro al que han sido sometidas.


Pero claro, no todo es color de rosa. Una eventual victoria del sí en la pregunta 3 también abre una ventana de oportunidad para que el presidente Moreno consolide su dominio sobre el aparato autoritario del que es heredero. No se trata de confiar o no en el presidente. Se trata de entender como funcionan los incentivos del poder.


Los ejemplos históricos abundan y la teoría -que pocas veces alcanza consensos en el campo de las ciencias sociales- es clara: Los políticos -simplemente- no renuncian voluntariamente a controlar todos los poderes del Estado. Esa es la ley de hierro de los autoritarismos. Por eso resulta tan difícil consolidar una reforma democrática.


Desde los Movimientos de Liberación Nacional africanos hasta la Revolución Cubana y los Reformistas filipinos, todos ofrecieron desmontar el aparataje autoritario de las dictaduras que les precedieron: ninguno lo hizo. El problema es que, cuando se tiene un aparato autoritario a entera disposición, la tentación del poder es demasiado grande y el costo de cederlo demasiado alto. Es por eso que la "resiliencia de los regímenes autoritarios" ha suscitado la atención de tantos académicos y ha merecido tantas paginas páginas de discusiones y delirios.


Lenín Moreno ha dicho que va a seleccionar los "mejores ecuatorianos" para conformar el Consejo de Participación Ciudadana de Transición (CPCT), también ha dicho que María Alejandra Vicuña es una de las "mejores ecuatorianas". No podemos ser tan ingenuos, NO podemos caer en el error de firmar un cheque en blanco!


Por suerte, la historia también nos demuestra que los políticos tienden a ceder el poder de forma pacífica cuando la correlación de fuerzas del momento y la presión de la sociedad civil hacen que el costo de mantener el régimen autoritario sea superior a los beneficios del poder. Esa es la "fórmula" que ha resultado en los escasos pero simbólicos ejemplos de transiciones pacíficas a la democracia (Ver, por ejemplo, los casos de las "Revoluciones de Colores" en las ex-repúblicas soviéticas o los de las transiciones democráticas de Taiwán y Corea del Sur)


El gobierno del presidente Moreno es un gobierno débil. Su apoyo se basa en el rechazo al presidente Correa y en la consecuente aglomeración de una amalgama interminable de apoyos políticos -se tratan, claro está, de apoyos "prestados". Es por eso que frente a una eventual victoria del SÍ en la pregunta 3 la sociedad civil deberá estar más atenta y movilizada que nunca, tenemos el deber histórico de hacerle saber al presidente Moreno que la única forma de salvar su gobierno es hacer del proceso de selección de los miembros del nuevo CPCT una oda a la transparencia y a la sensatez.


Esa es la forma de votar SI sin entregarle un cheque en blanco al poder de turno! Con la victoria del SI en la pregunta 3 y una sociedad civil movilizada podemos crear uno de esos extraños momentos históricos en los que se producen transiciones pacificas a la democracia. Pero debemos hacerle saber al presidente que el costo de cooptar nuevamente los organismos de control será alto, lo suficientemente alto como para que no se atreva a intentarlo.

  • White Facebook Icon
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Twitter Icono blanco

© 2020 por El Austro