Buscar
  • ONG Ciudadano Inteligente

UNA NUEVA GENERACIÓN CON GANAS DE CAMBIAR EL MUNDO



Se llaman Verónica, Alonso, Vanessa, Juan David, Silvia, Andrés, Julio, Luis, Daniela, Giuseppe y Priscila. Vienen de diferentes regiones: Cuenca, Ambato, Riobamba, Guayaquil, Otavalo, Ibarra y Quito. A pesar de horizontes distintos, tienen algo en común: la voluntad de formar parte del cambio social en Ecuador.


Este grupo participa en la segunda edición de la Escuela de Incidencia, un proyecto de la Fundación Ciudadano Inteligente, ONG chilena que busca fortalecer la democracia y reducir las desigualdades en América Latina. ¿Pero qué es la Escuela de Incidencia? “Una iniciativa de formación-acción dirigida a personas que están trabajando desde lo social o lo político para generar cambios en sus espacios o comunidades” explicó Eglé Flores, Coordinadora regional de Ciudadano Inteligente.


La primera edición de la Escuela, durante el 2017, se desarrolló en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. Para la segunda, llegamos a Guatemala, Colombia y Ecuador para formar a 32 líderes de la región.. La coordinadora regional dijo que “aprendimos enormemente del primero proceso de la Escuela. En esta ocasión los materiales y las herramientas están más aterrizadas a las realidades latinoamericanas y a las necesidades de quien trabajamos para fortalecer las democracias en la región”.


La mañana del 17 de abril en Quito eran 11 participantes quienes se preparaban para empezar los tres días de formación presencial que dio inició a su paso por la Escuela.


Los horizontes y proyectos son variados. Hay quienes trabajan en comunidades indígenas, y quienes luchan contra la violencia de género, tanto física o como económica o de origen. Por otro lado, existen proyectos que buscan posicionar a la ciudadanía en una relación más activa con sus representantes.


Entre las personas participantes, se encuentra Verónica Chicaiza. Ella es Presidenta del Colectivo Sembremos, una organización que ayuda a las comunidades indígenas para que puedan generar condiciones de desarrollo y mejor calidad de vida para sus habitantes. "Postulé para adquirir mayores conocimientos que me permitan abordar problemas y posibles soluciones a situaciones locales de mi entorno”, explicó.


También participó Julio López, Co-fundador y Coordinador General de Datalat, un emprendimiento social que promueve la apertura y el uso efectivo de datos. “Aprender metodologías de creación colectiva y compartir esta experiencia con otros jóvenes líderes latinoamericanos es lo que me llevó a postular. Creo que en el proceso uno se da cuenta de que desaprender es algo valioso para adquirir nuevos conocimientos”, explicó.


Si el programa de tres días de la formación presencial fue rico en enseñanza y labor, el proceso de la Escuela de Incidencia dura en realidad 10 meses y cuenta con varias etapas. De acuerdo con Eglé Flores, la formación presencial constituye sólo una de ellas.


“Cuando terminamos el taller cada participante tiene un mes para preparar un laboratorio cívico que atienda el problema público con el cual postuló a la Escuela. Una vez que el laboratorio se realiza y se genera una estrategia de incidencia colaborativa, como resultado de éste, cada participante tiene entre tres y cuatros meses para la implementación de esta estrategia, es decir para la implementación de sus proyectos cívicos.”


La Escuela de Incidencia 2018 en Ecuador es una buena cosecha de diversos e interesantes proyectos que están floreciendo en todo el país.


Según Julio López, existen escasas herramientas de acceso a datos abiertos gubernamentales en Ecuador. Así que para su LabCívico decidió enfrentar este problema y explicó que “nuestro enfoque será trabajar sobre participación ciudadana con jóvenes para construir en conjunto herramientas o propuestas para exigir transparencia y acceso a información a través de los datos abiertos, de manera que la toma de decisión tenga un impacto positivo en la vida de todos.”


Por su lado, Verónica Chicaiza eligió trabajar sobre la violencia económica de la mujer rural, un tipo de violencia aún no tipificada en el Código Integral Penal que consiste, según Verónica “en una dependencia de la figura del esposo porque él es el encargado de trabajar para el sustento del hogar, quedando la mujer subordinada y hasta violentada física y psicológicamente”.


Verónica agregó que “dentro del laboratorio cívico se determinará cuáles son las alternativas para hacer frente a esta problemática y con ello disminuir la violencia física, psicológica, patrimonial e incluso casos de femicidio en las mujeres rurales”.

La segunda generación de la Escuela de Incidencia sigue creciendo. Ahora en Brasil, Chile y México se están buscando a líderes y lideresas que trabajan en soluciones a problemas vinculados a violencias en cualquiera de sus manifestaciones. La Escuela de Incidencia se fortalece y con ella la incidencia de colaborativa en las políticas públicas de Latinoamérica.



  • White Facebook Icon
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Twitter Icono blanco

© 2020 por El Austro